Consejos del Ayatolá Makarem Shirazi acerca de la preservación y el cuidado del medioambiente

Sitio Informativo de la Oficina del Gran Ayatolá Makarem Shirazi

صفحه کاربران ویژه - خروج
ورود کاربران ورود کاربران

Iniciar sección

Código de verificación:

Usuario:

Contraseña:

para acceder a los contenidos avanzados del sitio regístrese Por favor .
Ordenar por
 
makarem news

Nota del Día

Consejos del Ayatolá Makarem Shirazi acerca de la preservación y el cuidado del medioambiente

Un vistazo a la condición actual del mundo nos demuestra que el mundo se está moviendo hacia un desastre. Un desastre ocasionado por “los productos indeseables e impredecibles de la Vida Mecánica”. Este desastre se revela mejor al comparar la condición actual del mundo con la del pasado, y esta comparación crea una imagen oscura acerca del futuro en la mente de las personas, incluso en las más optimistas. 

Dios ha creado la naturaleza, los animales, las frutas y las plantas, y Él mismo los ha puesto a la disposición del ser humano para que el hombre pueda beneficiarse de ellos en comer, beber, vestirse y vivir cómodamente. [1] Sin embargo, las bendiciones divinas en la tierra no son ilimitadas; sino que tienen una medida determinada. Como dice el Sagrado Corán: “Facilitamos (en la tierra) los medios para que podáis vivir en ella vosotros y el resto de las criaturas. En Nuestro poder están las fuentes de su sustento y lo hacemos descender en la medida que lo hemos determinado.” Según esta aleya, la provisión de las criaturas tiene una medida predeterminada y por lo tanto, cualquier despilfarro y destrucción de estas bendiciones, privará a ciertos grupos de los seres humanos de la provisión que les fue otorgada. [2]

Lamentablemente, un vistazo a la condición actual del mundo nos demuestra que el mundo se está moviendo hacia un desastre. Un desastre ocasionado por “los productos indeseables e impredecibles de la Vida Mecánica”. Este desastre se revela mejor al comparar la condición actual del mundo con la del pasado, y esta comparación crea una imagen oscura acerca del futuro en la mente de las personas, incluso en las más optimistas. [3]

El mundo de hoy no presta la debida atención a la necesidad de la preservación del medioambiente y de las especies animales. [4] Tal descuidado enfoque con respecto al medioambiente, ha existido en la historia de la humanidad desde los tiempos remotos hasta la actualidad. [5] Lamentablemente, hoy en día algunas personas destruyen brutamente las selvas y los pastos, haciendo caso omiso al beneficio público y al futuro de la tierra, y de esta manera causan más contaminación en la tierra y en el aire. [6]

Basado en estos factores, se puede predecir que en un futuro próximo, la tierra se volvería inhabitable y sucedería en ella un gran desastre que podría destruir a la humanidad.

 

El Islam y la necesidad de preservar el medioambiente

Como es por todos conocido, los efectos de los desórdenes sociales no quedan limitados sólo en un punto particular de la sociedad; sino que se trasmiten a otras partes. Tomando en cuenta este hecho, el concepto de la “pérdida personal” pierde su sentido en la vida social, ya que cualquier pérdida personal tiene la capacidad de convertirse en una pérdida social. Por lo tanto, lógicamente es necesario para cualquier individuo de la sociedad que haga todo lo posible para mantener el medioambiente puro y saludable, ya que la destrucción del medioambiente, aunque sea en una pequeña medida, tendrá sus efectos malos en una gran parte de la naturaleza. [8]

Se ha narrado del Profeta del Islam (PBD) que dijo:

El ejemplo de un pecador entre la gente es como el de una persona que sube a un barco junto con un grupo de personas, y luego, cuando el barco llega al medio del mar, empieza a cavar un hueco en una parte del barco con un hacha. Cada vez que la gente lo critica por lo que está haciendo, les responde “lo hago sólo en mi propio asiento”. Sin embargo, si la gente no le llama la atención por esta peligrosa acción, muy pronto el agua llegará al interior del barco y en muy poco tiempo, todos se ahogarán en el mar. [9]

El Islam nunca permite ninguna acción que resulte en pérdida para los demás, y este hecho ha sido comprobado por el Profeta Muhammad (PBD) en un hadiz registrado en las fuentes shiítas y sunitas, donde el Profeta (PBD) niega la permisibilidad de cualquier acción que resulte en pérdida para los demás. [10] El Islam prohíbe los productos perjudiciales; especialmente los que tienen efectos negativos para toda la sociedad y violan los derechos de la gente. Entre tales productos se pueden mencionar los que afectan el medioambiente, ponen en peligro la vida de los animales y criaturas marinas, destruyen las selvas, contaminan los mares, y sobre todo, prohíben el uso de las armas de destrucción en masa que hacen daños irrevocables al medioambiente.  [11] En la Jurisprudencia Islámica, hay leyes prácticas que han hablado acerca de la relación del hombre con la naturaleza y el medioambiente. [12]

 

La preservación del medioambiente desde el punto de vista de los hadices

Hay que afirmar que el Islam pone una atención especial al medioambiente; y a este respecto existen numerosas narraciones en las fuentes islámicas. [13] Por ejemplo, el Imam Alí (P) en una parte de su carta a Malik Ashtar, el comandante de su ejército, le escribe: “No cortéis los árboles; salvo cuando sea necesario e inevitable”. [14] [15] También, el Profeta del Islam (PBD) le ordenó a los guerreros musulmanes preservar el medioambiente y no cortar ningún árbol durante la guerra; salvo cuando un árbol estuviese en el camino de las fuerzas musulmanas y les evitase avanzar. [16]

Al respecto, también se puede hacer mención a las leyes del Hayy; las cuales prohíben la caza durante los ritos de la peregrinación. Tomando en cuenta el número de los peregrinos que visitan la Meca durante la temporada del Hayy, la caza de los animales en La Meca podría poner en peligro de extinción a las especies que viven en aquella zona. [17] Igualmente, está prohibido para los peregrinos del Hayy cortar los árboles y las plantas de La Meca, y esto demuestra el hecho de que una de las filosofías de estas leyes es preservar el medioambiente. [18]

Es de hacer notar; que la industria y la tecnología de hoy, a pesar de los beneficios que ofrecen para la gente, se consideran entre los principales factores que causan la contaminación y la destrucción del medioambiente; y como es obvio, la destrucción del medioambiente resulta a su vez en la extinción de las especies animales y vegetales. Es por lo tanto; que hoy en día se han creado varios movimientos con el fin de preservar el medioambiente contra los probables desastres. [19] Cabe mencionar, que este hecho fue recomendado hace más de 1400 años, por los Líderes Islámicos, entre ellos el Príncipe de los Creyentes, Alí (P) quien decía: “Vosotros sois responsables con respecto a la tierra y los animales”. [20]

En relación a la preservación del medioambiente, existen numerosas leyes en el Islam, entre ellas las que les prohíben a los musulmanes contaminar las corrientes del agua, las huertas y jardines, las rutas y las regiones donde se encuentran las casas de la gente. [21] Incluso, durante la guerra el Islam le prohíbe a los musulmanes cortar los árboles del enemigo, quemarlos, destruir las corrientes del agua o contaminar las fuentes del agua del enemigo. [22] En general, todas estas leyes se refieren al principio de que en el Islam no está permitido contaminar el medioambiente. [23]

Hoy en día, somos testigos de que los Estados Imperialistas como los Estados Unidos, a pesar de que se presentan a sí mismos como defensores del medioambiente, cometen los peores crímenes a este respecto. Por ejemplo, en la Guerra de Vietnam, cuando los soldados vietnamitas se habían refugiado en selvas, las fuerzas estadounidenses quemaron las selvas o las contaminaron con armas químicas. El Islam nunca permite que tales acciones se lleven a cabo; ni incluso en relación con el enemigo, más bien, les recuerda a los soldados musulmanes que en la guerra contra el enemigo, el medioambiente no tiene ninguna culpa. [24]

 

Consecuencias de la destrucción del medioambiente desde el punto de vista del Corán

En cuanto a este tema, leemos en el Sagrado Corán: “Él os hizo surgir de la tierra y os ha establecido en ella, por tanto, pedidle perdón. Luego, volveos a Él arrepentidos.

Esta aleya hace mención al origen de la humanidad y a la creación del Profeta Adán (P) de la tierra, y también implica el hecho de que los hijos de Adán (P) y las generaciones próximas tienen que labrar y construir la tierra, y no deben destruir el medioambiente. [26]

También, leemos en otra parte del Corán que al mencionar las malas características de uno de los hipócritas, Dios dice: “Y, cuando llega al poder, se esfuerza por corromper en la Tierra y destruir la cosecha y el ganado. Y Dios no ama la corrupción.”[27] [28] Esta aleya quiere decir que tales personas cuando llegan al poder tratan de difundir la corrupción en la tierra y arruinan las fincas, las huertas y los ganados. Se dice que esta aleya fue revelada en relación a un hipócrita llamado “Ajnas”; quien destruyó las tierras y los animales de los musulmanes en una parte de los territorios islámicos. [29]

Tales aleyas demuestran el hecho de que hace más de 1400 años, el Islam daba mucha importancia a la preservación del medioambiente, considerando a aquellos que destruían el medioambiente como hipócritas y “corruptores en la tierra”. Es de hacer notar; que además de estas aleyas existen muchos hadices en las fuentes islámicas que hacen hincapié en la importancia de proteger el medioambiente. [30]

 

La preservación del medioambiente como una obligación social

Las obligaciones sociales surgen cuando la calidad de la vida social de los seres humanos llega a tal punto que se requieren de algunas leyes y normas. [31] Por lo tanto, siempre y cuando la gente no sienta la necesidad de las leyes medioambientales, pocas personas se preocuparán por el medioambiente. Sin embargo, cuando se le explican las consecuencias de menospreciar este asunto a la gente, las leyes medioambientales se podrán presentar como una obligación social.

Por ejemplo, cuando los habitantes de una mega-ciudad se ven afectados por enfermedades procedentes de la contaminación del aire, tales como: asma, desórdenes visuales, afecciones cutáneas, enfermedades cardíacas, disfunción renal y hepática e intoxicación, ya se dan cuenta de la gravedad del problema y van a aceptar y seguir las leyes medioambientales, aunque  sean muy rigurosas. Es entonces, cuando aceptan detener la actividad de las industrias que contaminan el aire, aunque les cueste mucho. Es entonces, cuando van a dejar el uso de los vehículos que arrojan aire contaminado y paran una gran parte de sus actividades económicas con el fin de mejorar la condición del aire. [32]

 

Creación de una cultura para preservar el medioambiente

Con el fin de persuadir a la gente de proteger el medioambiente, se necesita crear una cultura de preservación y aumentar el conocimiento de las personas. Es obvio; que antes de tomar medidas legales contra los delitos medioambientales, hay que informar a la gente y elevar su conocimiento a este respecto, para que cualquier persona dé importancia a este asunto, sin necesidad de la vigilancia gubernamental. [33] Para lograr este propósito, hay que comenzar con la enseñanza acerca del medioambiente en los niños y jóvenes desde los grados elementales. [37]

Además, los medios de comunicación deben esforzarse mucho en este campo; caso contrario, sufriremos las consecuencias de esta crisis en el futuro. [38] Tenemos que realizar nuestro mejor esfuerzo para convertir las actividades medioambientales en una cultura popular, y los musulmanes del mundo deben ser pioneros en este ámbito. [39]

 

Evitar el consumismo, un factor principal para la protección del medioambiente

Es obvio; que en la medida en que sube el consumismo de la sociedad, la gente se alienta más a consumir la energía, el agua y los recursos naturales. Por otro lado, los poseedores de grandes industrias en los países desarrollados y ricos, persuaden a la gente para comprar más de lo que realmente necesita. [40] Sin lugar a dudas, las consecuencias del consumismo irrazonable y extremista en el mundo moderno de hoy, afectan en primer lugar a la naturaleza y al medioambiente; ya que muy pronto, los recursos no-renovables llegarán a agotarse, el hábitat de especies animales y marinas se contaminará y muchas de ellas se pondrán en peligro de extinción. La contaminación procedente de los combustibles fósiles y los gases emitidos en la atmósfera por las fábricas industriales, han dado lugar al cambio climático y al calentamiento global; hasta tal punto que se puede afirmar que el mundo de hoy se encuentra en un peligro muy serio.[41]

Hay que tomar en consideración que el medioambiente no pertenece exclusivamente a la gente de hoy; sino que debe ser preservado para las futuras generaciones. Si nosotros lo destruimos negligentemente, habremos privado a nuestros hijos de lo que merecen. Es muy injusto, que nosotros olvidemos el futuro de nuestros hijos y sólo pensemos en nuestro beneficio temporal. Por  lo tanto, como nos recomiendan los científicos, debemos abstenernos de cualquier destrucción y despilfarro en relación con el medioambiente. [42]

 

Tarea educativa y legislativa de los Sabios Islámicos en relación con el medioambiente

En la Jurisprudencia Islámica, existen muchas normas con respecto a los asuntos relacionados con la vida diaria del ser humano, donde se prohíben las cosas que ponen en peligro la salud de la gente. En las fuentes islámicas, hay leyes que prohíben hacer uso de la naturaleza en forma indebida. Según las leyes islámicas, cualquier acto que perjudique la salud del ser humano o de la sociedad se considera prohibido en el Islam. [43]

El Islam es una religión que cubre todas las necesidades del ser humano. Las necesidades del hombre pueden variar dependiendo del tiempo y de la época, y es a través del Iytihad (una táctica científica por la cual se extraen las leyes prácticas de las fuentes islámicas) que los Sabios Islámicos pueden determinar las leyes acerca de las cuestiones recién surgidas en nuestra época. Una de estas cuestiones es la crisis ambiental mundial y las nuevas leyes islámicas referentes a este problema. [44]

En el mundo de hoy, donde los más vergonzosos crímenes ambientales se están cometiendo por los más desarrollados Estados, las leyes y enseñanzas del Islam acerca del medioambiente son claras evidencias que demuestran la veracidad de esta religión. [45]

El Islam no permanece indiferente hacia las cosas que amenazan al medioambiente, más bien, tiene órdenes categóricas que defienden al medioambiente contra los peligros y amenazas. En otras palabras, existe una relación estrecha entre la Jurisprudencia Islámica y los asuntos ambientales. [46]

 

Observaciones finales

Al final, cabe mencionar que el Islam considera las actividades medioambientales como actos de caridad. Esta Escuela de Pensamiento les exige a los dirigentes de la Comunidad Islámica, a los Estados y a las Organizaciones Gubernamentales e Internacionales que realicen su mejor esfuerzo con el fin de mejorar la condición ambiental mundial. Al respecto, el Ayatolá Makarem Shirazi expresó su pesar al escuchar las noticias acerca de la destrucción de las selvas y pastos, y señaló que la cubierta verde es un patrimonio que debe ser protegido para las generaciones futuras. [47] [48]

Lamentablemente, hoy somos testigos de que algunos grupos y personas que son indiferentes hacia el interés común, contaminan continuamente el ambiente de las ciudades; hasta tal punto que han preocupado a cualquier persona. [49] Es realmente un pensamiento egoísta considerar que todos los recursos y beneficios de la tierra nos pertenecen a nosotros mismos, olvidando a las generaciones futuras y privándolas de los beneficios públicos de la tierra. [50] De hecho, es una gran pérdida dejar los beneficios permanentes para alcanzar los beneficios temporales, y en verdad, son nuestros hijos los que sufrirán más esta pérdida en el futuro. [51]

 

Notas

[1] Reglas acerca de los jóvenes, página 151.

[2] Mensaje del Ayatolá Makarem Shirazi a la primera conferencia de “Jurisprudencia Islámica y el Medioambiente”, Qom, Farvardin y Ordibehesht 1385 hégira solar.

[3] Gobierno Mundial de Mahdi (P), página 14

[4] Payame Emam (Exégesis del Nahyul Balaga), tomo 6, página 11.

[5] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi en su reunión con el director del Departamento de Medioambiente de la República Islámica  de Irán, Revista Ofoq Howze, no 218, 16/11/1387 hégira solar.

[6] Ibíd.

[7] Gobierno Mundial de Mahdi (P), página 16

[8] Tafsir Nemune, tomo 3, página 37.

[9] Tafsir Nemune, tomo 3, página 38.

[10] Ref. al-Kafi, tomo 5, página 280; Musnad Ahmad Hanbal, tomo 1, página 313.

[11] Enciclopedia de Fiqh al-Muqaran, tomo 2, página 334.

[12] Enciclopedia de Fiqh al-Muqaran, tomo 1, página 452.

[13] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi en su reunión con el director del Departamento de Medioambiente de la República Islámica  de Irán, Revista Ofoq Howze, no 218, 16/11/1387 hégira solar.

[14] Religión de Misericordia, página 35.

[15] Ibíd. página 36.

[16] Ibíd.

[17] Selección de Tafsir Nemune, tomo 1, página 559.

[18] Tafsir Nemune, tomo 5, página 88.

[19] Payame Emam (Exégesis del Nahyul Balaga), tomo 6, página 437.

[20] Ibíd. página 438.

[21] Wasa’il a-Shi’a, Capítulo 15.

[22] Wasa’il a-Shi’a, Capítulo Yihad al-‘Adow, sección 15 y 16.

[23] Wasa’il a-Shi’a, tomo 11, Capítulo Yihad al-‘Adow, sección 15, hadiz 2 y 3.

[24] Dastane Yaran, página 289.

[25] Sura al-Hud, aleya 61.

[26] Payame Emam (Exégesis del Nahyul Balaga), tomo 4, página 167.

[27] Aleyas del Wilayat en el Corán, página 280.

[28] Ibíd.

[29] Tafsir Nemune, tomo 2, página 44.

[30] Aleyas del Wilayat en el Corán, página 280.

[31] Gobierno Mundial de Mahdi (P), página 33

[32] Ibíd. ’35.

[33] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi en su reunión con el director del Departamento de Medioambiente de la República Islámica  de Irán, Revista Ofoq Howze, no 218, 16/11/1387 hégira solar.

[34] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi, Qom, 1/11/1390 hégira solar.

[35] Ibíd.

[36] Ibíd.

[37] Ibíd.

[38] Ibíd.

[39] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi, Qom, 26/1/1385 hégira solar.

[40] El Imperialismo y el Sub-desarrollo, página 52.

[41] Enciclopedia de Fiqh al-Muqaran, tomo 2, página 401.

[42] Mensaje del Ayatolá Makarem Shirazi a la primera conferencia de “Jurisprudencia Islámica y el Medioambiente”, Qom, Farvardin y Ordibehesht 1385 hégira solar.

[43] Enciclopedia de Fiqh al-Muqaran, tomo 1, página 68.

[44] Ibíd. página 290.

[45] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi, Qom, 26/1/1385 hégira solar.

[46] Mensaje del Ayatolá Makarem Shirazi a la primera conferencia de “Jurisprudencia Islámica y el Medioambiente”, Qom, Farvardin y Ordibehesht 1385 hégira solar.

[47] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi en su reunión con el director del Departamento de Medioambiente de la República Islámica  de Irán, Revista Ofoq Howze, no 218, 16/11/1387 hégira solar.

[48] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi, Qom, 1/11/1390 hégira solar.

[49] Discurso del Ayatolá Makarem Shirazi en su reunión con el director del Departamento de Medioambiente de la República Islámica  de Irán, Revista Ofoq Howze, no 218, 16/11/1387 hégira solar.

[50] Ibíd.

[51] Ibíd.


Fecha de emisión: « 2017/2/2 »
Tags
Comentarios
*Texto
*Código de verificación http://makarem.ir
Vistas : 345