Súplica del decimoctavo día de Ramadán comentada por el Ayatolá Makarem Shirazi

Sitio Informativo de la Oficina del Gran Ayatolá Makarem Shirazi

صفحه کاربران ویژه - خروج
Ordenar por
 
makarem news

Súplicas para cada día del mes de Ramadán

Súplica del decimoctavo día de Ramadán comentada por el Ayatolá Makarem Shirazi

Texto árabe de la súplica, Audio, Transliteración, Traducción Español, Comentario del Ayatolá sobre la súplica

 

اللهُمَّ نَبِّهْنى فيهِ لِبَرَكاتِ اسْحارِهِ، وَنَوِّرْفيهِ قَلْبى بِضِيآءِ انْوارِهِ، وَخُذْ بِكُلِّ اعْضآئى الَى اتِّباعِ اثارِهِ، بِنُورِكَ يا مُنَوِّرَ قُلُوبِ الْعارِفين

al-lâhumma nabbihnî fîhi libarakâti as-hârih ua nawuir fîhi qalbî bidiâ’i anuârih ua judh bi kul-li a’dâ’i ilat tibâ’i âzârih binûrika iâ munawuira qulûbil ‘ârifîn

¡Oh, Dios mío, hazme consciente en este día para recibir las bendiciones del tiempo del alba de cada día de Ramadan, ilumina en este día mi corazón con el esplendor de sus luces y conduce a todos mis miembros a seguir sus efectos (las bendiciones de este día)! Por tu luz, ¡Oh Quien ilumina a los corazones de los gnósticos! [1]

 

Entre los más importantes puntos de la súplica del decimoctavo día del mes de Ramadán se encuentran los siguientes:

  • Benditos momentos de las albas de Ramadán
  • La vigilia
  • La iluminación del corazón

 

Benditos tiempos del alba de cada día de Ramadan

Los días santos de Ramadán, especialmente durante el alba, nos hacen aprovechar más de las bendiciones de este gran mes, especialmente al realizar los siguientes actos: [2]

  • La oración de la medianoche antes del alba, aunque fuese concisa y breve,
  • Refugiarse en Dios de la hipocresía y de todos los vicios y pecados morales, [3]
  • La recitación de algunas aleyas del Corán y la reflexión en su magnífico significado ,
  • Recitar la Súplica del Sahar,  que se recita en el alba del mes de Ramadán.

Esta instrucción es tan importante que si una persona tuviese la capacidad espiritual, sentirá una gran revolución en su corazón y alma.[4]

 

Las obras del alba de Ramadán, una oportunidad para salir de la rutina diaria

Los problemas y las ocupaciones de la vida cotidiana y la rutina diaria han llamado la atención y el pensamiento humano desde diferentes direcciones. Pero, en la medianoche y en la madrugada, cuando los ojos de los negligentes están dormidos y el ambiente ha adquirido la tranquilidad, las personas conscientes se dirigen hacia Dios con la tranquilidad del alma y calma del cuerpo humano hablando con Él de forma íntima y de esta manera obtienen alegría espiritual y alivio de los problemas.[5]

Es por lo tanto, que en esta súplica recitamos: “¡Oh, Dios mío, hazme consciente en este día para recibir las bendiciones de las albas!”

La vigilia

Las bendiciones de la vigilia, especialmente durante los últimos momentos de la noche, son tales que Dios dice en el Corán: “وَاللَّيْلِ إِذَا عَسْعَسَ” (y juro por la noche cuando extiende su oscuridad). [7] [8]

Este juramento fue mencionado en el Corán, para que los seres humanos piensen más en ello y que reciban las bendiciones de Dios en este momento precioso. [9] [10]

 

Iluminación del corazón

“¡Oh Dios! ilumina en este día mi corazón con el esplendor de sus luces.”

Las oraciones y las súplicas dan espíritu y sentido a la vida del ser humano, e iluminan sus corazones con la luz de la fe. [12] Por otro lado, el pecado oscurece el corazón y lo abstiene de adquerir humildad ante Dios.[13]

Purificar el alma y el corazón

Una de las condiciones de la súplica es la purificación del alma. Al respecto, se ha narrado del Imam Alí (P) que dijo: “Dios no aceptará la súplica de la gente con corazones negligentes” y en otra narración dice: “Dios no aceptará la súplica de la gente con corazones duros”.

Según un hadiz, el hombre antes de empezar su súplica debe realizar los siguientes actos:

1-Alabar y glorificar a Dios;

2- Saludar al Profeta Muhammad (PBD) y  a su familia;

3-Confesar sus pecados ante Dios;

4-Arrepentirse y pedir perdón por sus pecados.

Tras este proceso, especialmente después del arrepentimiento, se purifica el alma y el hombre estará preparado para suplicar. Además de los puntos antes mencionados, es necesario suplicar a Dios con sinceridad y confianza, como dice el Sagrado Corán: “Invocad a Dios adorándolo con sinceridad” [14]

Notas

[1] Mafatih Nowin, p. 815.

[2] Hermosas metáforas del Corán; 1; p. 43.

[3] Ibíd.

[4] Mafatih Nowin, página 716.

[5] Selección de Tafsir Nemune, tomo.2; p. 661.

[6] Los grandes juramentos coránicos, p. 275.

[7] Sura Takwir, verso 17.

[8] Los grandes juramentos coránicos, página 289.

[9] Mensaje del Corán; 2; p. 214.

[10] Ética islámica en Nahj al-Balagah; 1; p. 432.

[11] Mafatih Nowin, p. 61.

[12] Ética islámica en Nahj al-Balagah; 2; página 430.

[13] Ibíd, p. 180.

[14] Traducción de la aleya 14 de la Sura 40

 

Publicado por la Oficina del Ayatolá Makarem Shirazi

Makarem.ir WhatsApp: +9890308907812

 


Fecha de emisión: « 2019/5/22 »
Comentarios
*Texto
*Código de verificación http://makarem.ir
Vistas : 654