Súplica del vigésimo cuarto día del mes de Ramadán comentada por el Ayatolá Makarem Shirazi

Sitio Informativo de la Oficina del Gran Ayatolá Makarem Shirazi

صفحه کاربران ویژه - خروج
Ordenar por
 
makarem news

Súplicas para cada día del mes de Ramadán

Súplica del vigésimo cuarto día del mes de Ramadán comentada por el Ayatolá Makarem Shirazi

Texto árabe de la súplica, Audio, Transliteración, Traducción en Español, Comentario del Ayatolá sobre la súplica

 

اللَّهُمَّ انّى اسْئَلُكَ فيهِ ما يُرْضيكَ، وَاعُوذُ بِكَ مِمَّا يُؤْذيكَ، وَاسْئَلُكَ التَّوْفيقَ فيهِ لِأَنْ اطيعَكَ وَلا اعْصِيَكَ، يا جَوادَ السَّآئِلينَ

al-lâhumma innî as’aluka fîhi mâ iurdîka ua a’ûdhu bika mimmâ iu’dhîka ua as’aluka-t taufîqa fîhi li’an utî’aka ua lâ a‘sîka iâ ÿauâda-s sâ’ilîn

¡Oh, Dios mío, te pido en este día todo lo que Te satisface y me refugio en Ti, de todo aquello que Te moleste, y te pido éxito en este día para obedecerte y no contradecirte! ¡Oh, Bondadoso con los suplicantes! [1]

 

Entre los más importantes puntos de la súplica del vigésimo cuarto día del mes de Ramadán se encuentran los siguientes:

  • La satisfacción divina.
  • La ira de Dios.
  • La obediencia a Dios, a los profetas y a los Imames (P)

 

La satisfacción divina, el mejor placer para el ser humano

Leemos en esta súplica: “¡Oh, Dios mío, te pido en este día todo lo que Te satisface!”

Nada es más placentero para los seres humanos que sentir que su querido y su amado creador está contento con ellos. La sensación de la satisfacción divina le da al hombre una alegría que no es comparable con nada. [2]

El placer de sentir la satisfacción de Dios es uno de los mayores placeres espirituales, un placer combinado con un sentido de valor y alegría, ya que el hombre se ha dado cuenta de que tiene valor ante Dios, porque en caso contrario dios no estaría complacido de él. [3]

Según las aleyas del Corán y los hadices islámicos, la Satisfacción de Dios es la bendición más alta del Paraíso. La aleya 72 de la Sura al-Tawba dice a este respecto:

“A los creyentes y a las creyentes Dios prometió jardines (en el Paraíso) por donde corren ríos, en los que disfrutarán por toda la eternidad, y hermosas moradas en los jardines del Edén. Pero alcanzar la complacencia de Dios es aún superior. ¡Ese es el éxito grandioso!”[4]

Aquellos que van al Paraíso se alegran de que Dios está contento con ellos. Ellos están tan felices de que su alegría (la complacencia de Dios), no es comparable con ninguna otra bendición.[5]

 

La negación del Wilayat del Imam Alí (P) y su relación con el castigo divino

En la segunda parte de esta súplica recitamos: “¡Oh, Dios! me refugio en Ti, de todo aquello que Te moleste, y Te pido éxito en este día para obedecerte”.

En la Ziyarat Yami’a al-Kabira recitamos: “Quien niega el Wilayat (el liderazgo y el Imamato) de ustedes los Imames Infalibles (P) merece la Ira de Dios.” [6]

También, se ha narrado en la historia del Islam que la honorable señora Fátima (P) dijo en una parte de su sermón con respecto a aquellos que negaron el Imamato del Imam Alí (P):

Juro por Dios, si Alí fuera el Califa, guiaría amablemente a la gente al camino recto cada vez que se extraviaran. Con la guía de Alí (P) la gente podría distinguir entre los “esclavos del mundo” y los “siervos de Dios”, y entre los mentirosos y los veraces.”  Como dijo Dios en el Sagrado Corán: “Si las personas del pueblo hubiesen creído y sido temerosas (de Dios), les habríamos otorgado las bendiciones de los cielos y la Tierra, pero negaron la Verdad y les castigamos por lo que habían cometido. [7]

De hecho, las personas después del fallecimiento del Profeta (PBD) en vez de seguir al Imam Alí (P) el verdadero sucesor del Profeta (PBD) establecieron un califato falso y de esta manera fracasaron en la prueba divina. [8]

La obediencia a los Imames (P) es obedecer a Dios

El Sagrado Corán nos ordena:

“¡Oh los que creéis! ¡Obedeced a Dios y obedeced al Mensajero y a los que de vosotros tienen autoridad!” (Corán: 4: 59)

Los grandes Exégetas del Sagrado Corán argumentan que aquellos que tienen autoridad sobre la gente (Uli al-Amr) son los Imames que son infalibles; así como el Profeta (PBD), ya que si no fueran infalibles, Dios nunca hubiera emitido el mandamiento para obedecerlos en forma absoluta.

De hecho, Cuando Dios ordena obedecer a alguien incondicionalmente, implica como resultado su infalibilidad; porque si esta persona fuera falible y nos mandase a cometer un pecado, tendríamos que obedecerlo porque Dios nos mandó a hacerlo; y al mismo tiempo, sabemos que no debemos obedecerlo al cometer pecados. 

Se ha narrado que cuando este versículo fue revelado, uno de los compañeros del  Profeta (PBD)llamado Yabir Ibn Abdil-lah Ansari le preguntó : “Conocemos a Allah y a Su Profeta (PBD), pero ¿quiénes son los Uli al-Amr?", El Profeta (PBD) dijo: “Son mis Sucesores e Imames de los musulmanes después de mí, el primero de ellos es Alí, luego Hasan, luego Husain, luego Alí al-Husayn y luego Muhammad Ibn Ali…”[9]

 

Dios es bondadoso con los suplicantes

Yawad (bondadoso) es uno de los atributos de Dios que mencionamos en esta súplica. [10] Este atributo se refiere a aquel que da y otorga a cualquier persona según la capacidad de cada una, sin que busque beneficios personales en los que otorga.  [11]

 

Notas

[1] Mafatih Nowin, p. 816.

[2]  Mensaje del Corán; 6; p. 225.

[3]  Ibíd.

[4]  Sura al-Tawba, verso 72.

[5]  Nuestra Doctrina, p. 73

[6]  Mafatih Nowin, p. 546.

[7]  Zahara (P) la mujer más virtuosa del mundo, p. 221.

[8]  Ibíd. P. 222.

[9] Qunduzi, Yanābi' al-Mawaddah, pág. 494.

[10]  Los grandes juramentos del Corán, página 429

[11]  Mensaje del Corán; 4; p. 32

 

Publicado por la Oficina del Ayatolá Makarem Shirazi

Makarem.ir WhatsApp: +9890308907812

 


Fecha de emisión: « 2019/5/28 »
Comentarios
*Texto
*Código de verificación http://makarem.ir
Vistas : 606