Súplica del vigésimo octavo día del mes de Ramadán comentada por el Ayatolá Makarem Shirazi

Sitio Informativo de la Oficina del Gran Ayatolá Makarem Shirazi

صفحه کاربران ویژه - خروج
ورود کاربران ورود کاربران

Iniciar sección

Código de verificación:

Usuario:

Contraseña:

para acceder a los contenidos avanzados del sitio regístrese Por favor .
Ordenar por
 
makarem news

Súplicas para cada día del mes de Ramadán

Súplica del vigésimo octavo día del mes de Ramadán comentada por el Ayatolá Makarem Shirazi

Texto árabe de la súplica, Audio, Transliteración, Traducción en Español, Comentario del Ayatolá sobre la súplica

 

اللهُمَّ وَفِّرْ حَظّى‏ فيهِ مِنَ النَّوافِلِ، وَاكْرِمْنى‏ فيهِ بِاحْضارِ الْمَسآئِلِ، وَقَرِّبْ فيهِ وَسيلَتى الَيْكَ مِنْ بَيْنِ الْوَسآئِلِ، يا مَنْ لا يَشْغَلُهُ الْحاحُ الْمُلِحّينَ

al-lâhumma uaffir hadzdzî fîhi mina-n nauâfili ua akrimnî fîhi bi ihdâril masâ’il ua qarrib fîhi uasîlatî ilaika min bainil uasâ’ili iâ man lâ iashgaluhu ilhâh-ul mulihhin

¡Oh, Dios mío, acrecienta en este día mi provecho de los actos de Nafila y hónrame en este día con la preparación (aceptación) de mis peticiones, y acerca en este día entre todos los medios, el medio que me conduzca a Ti! ¡Oh a Quien no distrae la insistencia de los suplicantes! [1]

 

Entre los más importantes puntos de la súplica del vigésimo octavo día del mes de Ramadán se encuentran los siguientes:

  • Los actos de Nafila
  • La aceptación de las súplicas.
  • Buscar medios para acercarse a Dios

 

¿Cuáles son los actos de Nafila?

¡Oh, Dios mío, acrecienta en este día mi provecho de los actos de Nafila!

Nafila literalmente significa una acción preferible que no es obligatoria para la persona. Esta palabra generalmente se refiere a las oraciones recomendables diarias. Las oraciones de Nafila consisten en 34 ciclos de oración que se realizan antes y después de las oraciones obligatorias diarias.

Nafila en su sentido general se refiere a todos los actos recomendables, es decir, las súplicas, las oraciones y los actos de caridad que no son obligatorios. Se recomienda a los creyentes que además de realizar los actos obligatorios, también realicen los actos recomendables en la medida posible, y que no dejen que las ocupaciones diarias  los prive de las recompensas de tales obras.[2]

Por otro lado, el hombre no debe realizar los actos recomendables hasta tal punto que se aburra, sino que debe realizarlos con ganas y entusiasmo, aunque sean obras escasas. [3]

Lamentablemente, existen algunas personas que dan importancia a los actos recomendables más que a sus obligaciones y esto es contrario a las órdenes de la ley islámica. [4]

Por ejemplo, la oración como un acto obligatorio es más importante que los actos recomendables. Si alguien realiza los actos recomendables mientras que no realiza la oración al inicio de su horario en realidad ha ignorado y menospreciado un acto obligatorio por un acto recomendable. [5]

Uno debe tomar en cuenta que las prácticas recomendables no tienen carácter de obligatoriedad, y si alguien las deja no ha cometido ningún pecado. Pero si alguien abandona un acto obligatorio, además de que pierde su recompensa, ha cometido un pecado y merece el castigo divino en el más allá. [6]

 

Aceptación de las peticiones

¡Oh, Dios mío, hónrame en este día con la aceptación de mis peticiones!

Una de las grandes bendiciones que  Allah le ha dado al ser humano es “deber y responsabilidad”. [7] El hombre en este mundo debe realizar su responsabilidad en la medida que le sea posible,[8] y lo que está más allá de su capacidad debe pedírselo a Dios. Esta es una de las filosofías de la súplica. [9]

Aunque en el Corán, Dios ha prometido a sus siervos que responderá sus súplicas, se recomienda observar algunas condiciones y obtener algunos requisitos para que las súplicas sean aceptadas ante Él. A continuación, se mencionan algunas de las más importantes condiciones para la aceptación de las súplicas:

1- Observar los protocolos de la súplica;

2- Purificar el alma;

3- Alabar y glorificar a Dios;

4- Salawat (saludar al Profeta Muhammad (PBD) y su familia;

5- Confesar sus pecados ante Dios;

6- Arrepentimiento y pedir perdón por los pecados.

7- La pureza y licitud de la riqueza y la comida.

Tras este proceso, especialmente después del arrepentimiento, se purifica el alma y el hombre estará preparado para hacer súplicas. Además de los puntos antes mencionados, es necesario suplicar a Dios con sinceridad y confianza.

Uno de los factores importantes que influye en la aceptación de nuestras súplicas es el alejamiento de los bienes ilícitos. Se ha narrado del Profeta Muhammad (PBD) que dijo:

“Aquel que quiera que sus súplicas sean respondidas debe purificar su comida y su ingreso”

También, pecados como el chisme, beber vino, y cortar las relaciones familiares se encuentran entre las causas por las que las súplicas no son respondidas. [10]

 

¿Qué medios usamos para acercarnos a Dios?

¡Oh, Dios! acerca en este día entre todos los medios, el medio que me conduzca a Ti.

El Corán recomienda a los creyentes buscar medios para acercarse a Dios. El versículo más explícito acerca del asunto de Tawassul está en la Sura al-Ma'ida, aleya 35 donde se dice: "¡Oh, los que creéis! Temed a Dios y buscad el medio de acercaros a Él y esforzaos por Su causa, quizás, así, tengáis prosperidad”.

Según el contenido del Corán y los hadices, algunas de las más importantes cosas y personas que pueden ser tomadas como medios para acercarnos a Dios son los siguientes:

  1. La fe en Dios y en Su Mensajero,
  2. El Yihad en la senda de Dios,
  3. La Sinceridad,
  4. La oración,
  5. El Azaque,
  6. El ayuno (del mes de Ramadán),
  7. El Hayy (peregrinación a La Meca),
  8. Mantener relaciones con los padres y parientes, y visitarlos,
  9. Dar limosna,
  10. El Corán,
  11. Los nombres y atributos de Dios,
  12. Las súplicas que hacen los verdaderos creyentes y las personas justas,
  13. El Profeta (PBD), los Imames Infalibles (P) y los miembros de Ahlul-Bait (P),
  14. Todas las buenas obras. [11]

 

A Dios no le distrae la insistencia de los suplicantes

El final de esta suplica recitamos: “¡Oh a Quien no distrae la insistencia de los suplicantes!” [12]

Esto se refiere al hecho de que la repetición de la súplica, la solicitud y la insistencia de los siervos no afectan negativamente en la generosidad de Dios,  ya que los dones y las bendiciones de Dios son ilimitados y su generosidad no es comparable con nadie. [13] Por lo tanto, el hombre no debe dejar de pedirle a Dios, aunque a veces, Dios por Su sabiduría, no nos da lo que hemos pedido.

Notas

[1] Mafatih Nowin, p. 817.

[2] Ibíd. 11; p. 85.

[3] Ibíd. p. 356.

[4] Ibíd. tomo  14; p. 333.

[5] Ibíd. tomo  14 p. 334.

[6] Ibíd. tomo 12; p. 265

[7] Palabras en Tafsir Nemune, p. 577.

[8] Mafatih Nowin, p. 1100.

[9] Mensaje del Imam al-Muminen (P); 2; p. 519.

[10] Ibíd. tomo 3; p. 264.

[11]  Nahj al-Balagah, sermón 110.

[12] Mafatih Nowin, página 817.

[13] Mensaje del Imam Amir al-Mu'minin (P); 4; p. 31

 

Publicado por la Oficina del Ayatolá Makarem Shirazi

Makarem.ir WhatsApp: +9890308907812

 


Fecha de emisión: « 2019/6/1 »
Comentarios
*Texto
*Código de verificación http://makarem.ir
Vistas : 97